jueves, 5 de octubre de 2006

El Sombrero de Tres Picos

En el verano de 1916 tuvo lugar un hecho capital para la historia de la música española: la visita de los Ballets Rusos de Diaghilev a Madrid. Allí el genial empresario ruso pudo reencontrarse con su viejo conocido de París, ahora convertido en músico célebre, Manuel de Falla. Diaghilev aprovechó este encuentro para proponerle realizar un ballet con una de sus partituras. Falla le habló entonces de su viejo proyecto sobre la pequeña novela "El sombrero de tres picos", de Pedro Antonio de Alarcón (1833-1891). El amor hacia la joven esposa de un celoso molinero es la base principal de la historia. Ella simula aceptar el cortejo, hasta un punto en que, al verse comprometida por la situación burla al anciano galanteador, quien además se convierte en la mofa de sus vecinos, mientras el molinero y su mujer afirman su amor. Le Tricorne. Decorado del ballet. Pablo Picasso