lunes, 31 de diciembre de 2007

Borges es viejo sin sombrerista

Los intelectuales son contrarios a la costumbre de usar sombrero

Yo no sabía que la omisión o la práctica de esa peluca supletoria que los hombres mortales de habla española llaman sombrero (palabra absurda, ya que "sombrero" debía ser el que trafica sombras), bastase a definir dos sectas, pero me juran que así es y que "sinsombrerista" es el varón que no usa otra sombrero que la intemperie, el saludo o el firmamento, y "sombrerista" el encaperuzado y mitrado.
Hace muchos años que los sombreros prescinden de mi cabeza, sin resfriarse y sin mayor incomodidad.
(...)
Jorge Luis Borges
Diario Crítica, Buenos Aires, 8 de septiembre de 1933

1 comentario:

Aretha dijo...

JAJJAA, la verdad es que a veces puede ser incómodo, pero me fascinan los sombreros
Feliz Año Nuevo por cierto!