martes, 29 de enero de 2008

Triunfa el satén

En el Renacimiento, cuando uno adquiría un vestido nuevo, se hacía retratar de nuevo.

1 comentario:

Patri dijo...

vaya....justito como ahora....no? Un abrazo