viernes, 26 de diciembre de 2008

Ridículos

En la antigüedad, desde los romanos hasta las cruzadas, el bolso más usado, tanto por hombres como por mujeres, era la bolsa monedero, que se cerraba con un cordón. 

En el siglo XVI, las mujeres ocultaban sus objetos en los pliegues de la falda, o en las mangas, pero en el XVII aparecieron los bolsillos, que no se cosían al vestido, sino que se ataban a la cadera.  En París, en 1790, la moda del estilo Imperio, que no permitía estos bolsillos, hizo aparecer el bolso. En realidad lo que se hizo fue ponerle correa al bolsillo. Estos primeros bolsillos exteriores se llamaron “retículos”, del latín reticulum, pero la prensa francesa que criticaba que una prenda interior se convirtiera en exterior, los rebautizó como “ridículos”. Hacia 1805 no había ya mujer que no saliera de casa sin su bolso. 

Tras la II Guerra Mundial, cuando la mujer se incorporó decididamente al mundo laboral, se puso de moda el bolso de bandolera, que dejaba las manos libres.

2 comentarios:

Aretha dijo...

Cesar, esas carteras son maravillosas! Tu las haces??? Si es así, las adoro

Diable dijo...

están preciosas las bolsas que muestras. en cuanto a los bolsos, sin duda son un mal necesario (ni tan malo). jejeje...

saludos.

p.d. ojalá hubiera más bolsos para hombre.