viernes, 25 de junio de 2010

Ilustración y fotografía en Vogue. 1920-1930


Las décadas de 1920 y 1930 representan la “edad de oro” de la ilustración de moda.
La admiración de Condé Nast por la Gazette du bon ton, de Vogel, le animó a invertir en ilustraciones en las páginas interiores de Vogue. 
  Entre 1910 y el comienzo de la segunda guerra mundial, la portada de la revista (siempre de gran impacto) consistió en una ilustración de uno de los miembros de su equipo. Después de la primera guerra, a los ilustradores de Vogue (Helen Dryden, George Wolf Plank, George Lepape, y J. C: Leyendecker) se unieron otros artistas como: Eduardo Benito, Charles Martin, Pierre Brissaud, André Marty y Mario Simon. 

No obstante, el principal objetivo de Vogue, expresado por el propio Nast y su indomable jefa de redacción Edna Woolman Chase, era mostrar la moda a sus lectoras de la manera más informativa y detallada posible.  Discrepaban así con los artistas, que estaban interesados en conseguir dibujos entretenidos y efectos decorativos… estaban aburridos de cualquier cosa que se pareciese a transmitir fielmente el espíritu de la moda contemporánea.
Aunque a Nast  le gustaba promocionar todas las novedades del arte, siempre y cuando contasen con el chic intangible de Vogue, se mostraba ambiguo sobre el valor de la ilustración frente a la fotografía. Sus reservas se disiparon gracias a la obra del americano Carl Erickson (Eric), que fue a Paris para realizar un reportaje sobre la moda francesa, y del archienemigo de éste, el conde René Bouët-Willaunez. 
 
  Durante la década de 1930, estos dos artistas (con ciertas similitudes de estilo) establecieron un nuevo estándar  de realismo en la ilustración de moda. Sin embargo la balanza empezó a inclinarse a favor del reportaje fotográfico: la primera fotografía de portada en color (de Edgard Steichen) de una mujer en traje de baño, apareció en 1932. En 1936, el análisis de las ventas de Vogue  reveló que las portadas fotográficas se vendían mejor. Según Nast el futuro estaba en la fotografía; así la ilustración se relegó sobre todo a las páginas interiores.

1 comentario:

Flora dijo...

al fin un blog de moda interesante